EL POSTIGO DE PALACIO

El Postigo de Palacio pertenece a la ampliación del segundo califa de Córdoba, Al-hakam II. Sita en el muro occidental, esta segunda puerta de dicha ampliación, recibe distintos nombres. Primero, puerta de San Pedro por la cercanía de la Capilla del mismo nombre o de la paloma. Existe una leyenda en cuanto a este nombre que asegura que la reina Isabel la católica la llamara así por el cariño que le tenía. Durante su estancia real en Córdoba, la ciudad se convirtió en su cuartel general para la toma de Granada. La cornisa de la parte superior con crestería almenada señalaría su condición de entrada real.

Finalmente, el nombre de Postigo de palacio, le viene dado, por ser primitivamente la puerta por la que el obispo accedía a la Catedral desde su Palacio Episcopal. De este modo, desde su residencia, salía por la puerta que se encuentra  en el extremo sur del palacio.

Así, encontramos este acceso ubicado entre la puerta del Espíritu Santo y la de San  Ildefonso. Ciertamente, es un buen ejemplo del híbrido musulmán-cristiano en estructura y ornamentación. Además, a esto cabe sumar las obras de restauración realizadas por Ricardo Velázquez Bosco en el conjunto de puertas del muro occidental del edificio a finales del siglo XIX principios del XX.

Como resultado, los elementos originales que conserva son: en primer lugar, el dintel adovelado, el arco de herradura y la decoración de su tímpano con florón central. En segundo lugar, la cenefa del trasdós, y los huecos ciegos adintelados de las partes laterales.

También es original la inscripción del intradós del arco y la del tímpano, tomada esta última de la sura XL, versículos 12-14:

…A Dios, el Altísimo, el Grande, pertenece el Juicio. El es Quien os muestra sus aleyas y os hace descender el sustento desde el cielo. Pero no medita más que quien se arrepiente. Rogad….

Además, sufrió una gran reforma en el siglo XV. De este modo, la decoración gótica corresponde al episcopado de don Pedro de Córdoba y Solier (1464-1476). El arco de herradura y el alfiz en el que se enmarca, están adornados con motivos góticos que dotan a la puerta de un estilismo más pesado. A ambos lados del cuerpo central, se encuentran dos vanos. El de la derecha, según la miramos, conserva su celosía original, se trataría de una inserción de estrellas en planos cruciformes. Finalmente, a la izquierda el espacio del vano queda cerrado con reja de hierro y vidriera del siglo XVIII.

Desde el interior del costado de poniente, la puerta que abre, repite la disposición del arco exterior, pero las dovelas de su dintel y las arquivoltas de herradura son de yeso. El arco queda enmarcado por el alfiz. La puerta es de dintel adovelado y sobre el trasdós del arco de herradura corre un arco de nueve lóbulos con dovelas figuradas. Encontramos en las albanegas dos cuadrados con ornamentación de lacería.

Si está pensando visitar la Mezquita de Córdoba, o si quiere una experiencia de Córdoba única, el equipo de Amedina Córdoba, estará siempre dispuesto. Consulte nuestra visita guiada a la Mezquita tours en Córdoba, o si lo prefiere opte por un guía privado. Nos gusta Córdoba. Le gustará a usted.

Texto: Mar Carmona Balboa

Postigo de Palacio

Postigo de Palacio (2)
Postigo de Palacio (1)
Postigo de Palacio (3)
Postigo de Palacio (7)
Postigo de Palacio (6)
Postigo de Palacio (2) Postigo de Palacio (1) Postigo de Palacio (3) Postigo de Palacio (7) Postigo de Palacio (6)
phonelink