Órgano de la Mezquita-Catedral

Al entrar al corazón de la Catedral, crucero, coro y altar mayor, las diferencias entre el rito musulmán y el cristiano se hacen patentes si percibimos el diferente trato a la Luz. Mientras en la mayor parte del Templo, donde las arcadas mantienen el código genético arquitectónico, y la impronta islámica aún se hace patente, el juego y manipulación de la luz es reflejo del momento histórico en que el edificio fue creado y engrandecido. Pero al llegar al corazón de la Catedral, la luz bautiza al visitante y lo envuelve todo.

Las oraciones y plegarias islámicas se repiten diariamente cinco veces, y los fieles las  memorizan. En el rito cristiano, en latín, la luz y la música juegan un papel muy importante, pues las misas se leen leídas y se cantan.

La presencia del órgano de la Mezquita-Catedral es tan importante como la luz que acoge al fiel, e ilumina la gran estancia.  La música y la liturgia suponen un tándem inseparable. Ya en su primer día como templo cristiano, el 29 de Junio de 1236, en la propia consagración cristiana del edificio, se entona el canto de acción de gracias del Te Deum.

Los órganos de la Mezquita-Catedral que originalmente se disponen en el crucero catedralicio, al igual que la sillería del coro, procedían de la anterior capilla mayor. Ambos, uno mayor y otro menor, hechos por el maestro organero Vincencio de Venecia, parecen estar terminados en 1493.

Ambos instrumentos se restauran y colocan en fechas muy próximas a la conclusión arquitectónica del nuevo crucero catedralicio.  El menor, reparado en 1612, se ubica en el lado de la Epístola (lado derecho si miramos de frente al altar). El mayor, renovado por Juan de Oliver en 1609, se coloca en el lado opuesto, o del Evangelio.

Quiso el cabildo dotar a la Catedral de uno mayor que será colocado en el lado de la Epístola. El maestro organero Martín Alonso de Aranda será el encargado de realizarlo en 1628.

El órgano de la Mezquita-Catedral que actualmente encontramos en el lado del Evangelio, tuvo un costo de 14.000 ducados.  Podemos ver que se corona con el escudo del obispo de Córdoba Francisco de Alarcón. Bajo su mandato (1658-1675), y por orden de este prelado, el maestro valenciano Miguel Llobt y su hermano Bernabé se comprometen, en Marzo de 1666, a construir el nuevo instrumento en un plazo de 18 meses. Sin embargo, este plazo debió ser demorado un poco.

Se usa estaño y plomo para los tubos, y nogal para los secretos, (pieza en la que se incrustan los tubos). Mientras los artistas contribuyen con el saber y la destreza, el material lo aporta la Fábrica de la Catedral. No obstante, será Bartolomé de Mendigutia, hijo del maestro mayor de la Catedral, quién realice la caja (pieza o cuerpo donde se acoplan todas las piezas).

Más tarde, en 1702, el órgano de Martín Alonso de Aranda, ese ubicado en el lado de la Epístola, se sustituye por el realizado por el madrileño José Martínez Colmenero. El maestro recibe 45.000 reales. La caja se atribuye a los carpinteros ensambladores cordobeses Juan del Rio y Francisco Asencio, que reciben 32.000 reales por su labor.

Desde el principio, el hijo del constructor Miguel Llobt se encargara de la afinación. Más tarde, y hasta la actualidad, ambos instrumentos han necesitado de distintas intervenciones, y por supuesto de un mantenimiento continúo y afinación.

Gracias a las escrituras de la Catedral tenemos buena constancia e información de estos afinadores, de los añadidos y de las intervenciones realizadas. Las más importantes: En 1716, en 1798 (esta se alargó más de 15 años), en 1892, en 1957 y por último en 1997. Todos estos trabajos han permitido que aún hoy disfrutemos de ambos instrumentos, que tal y como describiera Tomás Fernández Moreno en 1744:

sus famas y remates o corazón compite con el cielo del Crucero, adornados especialmente, el uno del lado de la Epístola, que costeó el señor Cardenal Pedro de Salazar, de primorosas hechuras angélicas con dulces, claras y sonoras vozes;”

Si está pensando visitar la Mezquita de Córdoba, o si quiere una experiencia de Córdoba única, el equipo de Amedina Córdoba, estará siempre dispuesto. Consulte nuestra visita guiada a la Mezquita tours en Córdoba, o si lo prefiere opte por un guía privado. Nos gusta Córdoba. Le gustará a usted.

Texto: Nacho Calero

Órganos de la Mezquita-Catedral

Órgano Mezquita Catedral Lado de la Epístola
Órgano Mezquita Catedral Lado del Evangelio
Órgano Mezquita Catedral Lado de la Epístola Órgano Mezquita Catedral Lado del Evangelio
phonelink
whatsapp