MONUMENTO A MANOLETE

El 4 de julio de 1917 nace en el castizo barrio de Santa Marina, Manuel Laureano Rodríguez Sánchez  “Manolete”.  El maestro nacía en una cuna mecida por grandes personajes de la tauromaquia. Su padre torero, también apodado Manolete, su madre Agustina Sánchez, previamente casada con Lagartijo chico. Su tío abuelo Pepete y su tío Bebé chico. Larga casta de toreros.

Desde muy niño se dedicó al mundo del toro. Tomó la alternativa el 2 de julio de 1939 en la Maestranza, confirmándose la misma en Las Ventas el 12 de octubre del mismo año. Desde ese momento tuvo un dominio indiscutible de la Fiesta Nacional hasta su muerte.

Su toreo se caracterizaba por su elegancia, sobriedad, hondura y verticalidad. Modificó el arte de la muleta, según dicen los expertos: toreando de frente y citando de perfil. Reúne la figura de Joselito y la valentía de Belmonte. Su influencia ha sido enorme, dio tardes de faena inolvidables. Las críticas desmesuradas dieron lugar a una exigencia cada vez mayor del maestro, dando lecciones magistrales de torería. Uno de los toreros con mayor proyección, icono del toreo, cuarto califa de Córdoba.

En la cumbre de su vida, una tarde de agosto de 1947, en la plaza de toros de Linares, Jaén, junto a Luis Miguel Dominguín y Rafael Vega de los Reyes, recibe una cornada mortal de Islero, un miura de 495 kg, el quinto de la tarde, le alcanza el muslo derecho con uno de sus pitones. La herida le provoca una hemorragia que tiene como resultado el fallecimiento del maestro. Ocurre este hecho en el mismo año que tenía pensado el torero retirarse del toreo. Se le entierra en un principio, en el panteón familiar de la familia Sánchez de Puerta, grandes amigos de Manolete. El  15 de octubre de 1951 se trasladan sus restos al mausoleo realizado por el escultor Amadeo Ruiz Olmos en el Cementerio de Nuestra Señora de la Salud. Donde a día de hoy descansa en paz.

La ciudad de Córdoba necesitaba hacer un homenaje a la altura de la fama del diestro. Ya contaba su ciudad natal, con un monumento a de Manolete, un busto  en la Plaza de la Lagunilla. Pero en esta ocasión se proyecta un monumento realizado por el escultor Manuel Álvarez Laviada inaugurado el 8 de mayo de 1956.

El lugar escogido fue la plaza Conde de Priego, frente a la iglesia de Santa Marina. El Ayuntamiento celebró una corrida de toros para financiar dicho proyecto, se convoca un concurso donde se presentan obras de varios artistas y con la Academia de Bellas Artes de San Fernando como jurado.

El artista representa al torero con el capote de mano, dos mozos de mulillas en ambos lados y una cabeza de toro  en la parte posterior. El monumento alaba la grandeza de su figura, reconociéndolo como uno de los mejores toreros de todos los tiempos.

Para visitar la Mezquita-CatedralMedina Azahara o cualquiera de los lugares de interés, consulte nuestras visitas guiadas y tours, o si lo prefiere opte por un guía privado. Nos gusta Córdoba. Le gustará a usted.

Texto: Mar Carmona Balboa

Lugares de interés cercanos: Iglesia de Santa Marina, Puerta del Rincón, Murallas y Puertas de Córdoba, Palacio de Viana

phonelink
whatsapp