ESCULTURA DEL DUQUE DE RIVAS

Encontramos esta escultura del Duque de Rivas en uno de los espacios verdes más emblemáticos de Córdoba. Los jardines de la Victoria, entre la avenida del mismo nombre, y la de República Argentina. La idea de realizar una alameda, se materializa en el 1776, con el corregidor Francisco Carvajal Mendoza,  a las afueras del casco histórico. Se allanaron los montículos del terreno, situados estos junto al Convento de Nuestra Señora de la Victoria. Destaca la labor del alcalde Francisco de Paula Portocarrero en 1854.

Once años más tarde, en 1865, el Ayuntamiento, compró los terrenos que pertenecían al antiguo convento, para su demolición, y así poder ampliar los jardines, con el fin de albergar en ellos, la Feria de Nuestra Señora de la Salud celebrada en Mayo. De esta forma, la celebración ocupó todo el espacio urbano de los Jardines de la Victoria, la zona de Vallellano y los Llanos de Vista Alegre, hasta su traslado al Arenal.

Se levanta un homenaje, al poeta y dramaturgo Ángel de Saavedra. III Duque de Rivas y grande de España. En la parte norte de los jardines. Al espacio destinado a la escultura, se le añade un marco arquitectónico, con la construcción de La Pérgola. Es esta una obra neoclásica de 1930, que se entiende necesaria para destacar el monumento y el enclave de este tramo de los jardines.

El conjunto escultórico, es obra de Mariano Benillure. Construido en el 1929. Expertos afirmaron, en su inauguración, que por sí misma servía para justificar la fama del escultor. Un macizo de piedra forma el pedestal. Cuenta éste con bajorrelieves con escenas alusivas a sus romances y obras teatrales, contiene inscripciones con fragmentos de textos destacados. El personaje, esculpido en bronce, se alza embozado en una capa. Su gallardía y nobleza queda patente.

Nace el 10 de marzo de 1791 en Córdoba, este ilustre personaje, como segundo hijo varón de tan noble cuna, al heredar el primogénito el título, él  es destinado a la carrera militar. Con nueve años de edad, ya era caballero de la Orden de Santiago y Malta, en 1834 muere su hermano mayor sin descendencia y hereda el título de duque de Rivas y el patrimonio familiar.

Se convirtió en un hombre polifacético; dramaturgo, poeta, historiador, pintor y estadista, y su fama acumula un gran número de obras. Entre ellas destaca Don Álvaro, que se tomó como base del libreto para la ópera de Verdi, así como “La fuerza del destino” en 1862. Además de “La fuerza de sino” (1835), cuyo estreno, se comparó en éxito, con el que obtuvo Víctor Hugo en Francia. En la literatura, fue protagonista del romanticismo. Su poesía es sencilla con pinceladas de modernidad.

Ocupó importantes cargos políticos, entre ellos embajador de Nápoles y París. Luchó con valentía  contra las tropas napoleónicas, siendo herido en la Batalla de Ontígola (1809). En primer lugar fue nombrado capitán de la Caballería ligera. Posteriormente obtuvo  el título de primer ayudante de Estado Mayor. No obstante fue condenado a muerte por sus ideas liberales, y además se le confiscaron bienes. Es por ello que huyó a Inglaterra y Malta .Fue director de la Real Academia Española. Falleció en Madrid en 1865, dejando tras él un sinfín de reconocimientos a su obra y a sus méritos.

Si quiere una experiencia de Córdoba única, el equipo de Amedina Córdoba, estará siempre dispuesto. Consulte nuestras visitas guiadas y tours en Córdoba, o si lo prefiere opte por un guía privado. Nos gusta Córdoba. Le gustará a usted.

Texto: Mar Carmona Balboa

phonelink
whatsapp