CASA DE YAFAR (EL ESLAVO). MEDINA AZAHARA.

En el sector privado del Alcázar, podemos encontrar una de las más importantes residencias excavadas hasta el momento en Madinat al-Zahra, la Casa de Yafar. La residencia de un personaje ilustre, “Ya´far ibn Abd al-Rahman”, el Hayib (Primer Ministro) del segundo califa omeya, al-Hakam II.

Hayib era el oficial de más alto rango al servicio del califa, controlaba el acceso a su persona. Era un visir con rango de primer ministro.

¿Quién fue Ya´far? Fue un Fatá, un esclavo eunuco al servicio del califa. Generalmente este tipo de esclavos era de origen europeo (eslavos) que ocupaban las más altas posiciones en la jerarquía palatina.

Llegó como esclavo procedente del este de Europa, al servicio del primer califa omeya Abd al-Rahman III. Con el tiempo, el califa le emancipó de la esclavitud y le otorgo el rango de liberto. Se le designó como Fatá, su cargo fue el de Sahib al-Jil (Jefe de Caballerizas). Durante el califato de Abd al-Raham III, dirigió las obras del Salón Rico.

Dos días después del fallecimiento de Abd al-Rahman III, el segundo califa, su hijo al-Hakam II, hace jurar fidelidad a los grandes oficiales eslavos. A Ya´far le otorga el cargo de Hayib o Chambelán (Primer Ministro) y de Sayf al-Dawla (Espada de la Dinastía), equivalente a Oficial Mayor del Gobierno. Durante el califato de al-Hakem II, lleva la dirección de las obras de ampliación de la Mezquita Aljama de Córdoba, dirección sur, hacia el Río Guadalquivir. Una inscripción del Mihrab, en la imposta del arco, hace mención a dicho proyecto dirigido por Ya´far.

Esta vivienda, la casa de Yafar, es un gran edificio con tres ámbitos diferenciados, uno relacionado con las tareas oficiales, en forma de sala basilical (una transversal con tres perpendiculares a ella), otro íntimo formado por una alcoba y patio con fuente (privado) y un tercero dedicado al servicio, donde estarían sus servidores más próximos. En cada uno de ellos destaca un patio en torno al cual se disponen dependencias.

La entrada principal se realizaba por la puerta oeste, que daba acceso a un gran patio y a la fachada principal. Esta portada estaba constituida por tres arcos de herradura soportados por columnas con capiteles de avispero o califal cordobés. Una rica decoración de ataurique, con motivos geométricos y vegetales (Palmeta), engalanaban las dovelas de los arcos, el alfiz… Esta riqueza decorativa en ataurique realizado en piedra, junto a una pavimentación de las estancias con gruesas losas de mármol blanco, nos indica que en esa vivienda habitó un altísimo personaje de la corte que vive solo en el ala occidental del Alcázar.

Al este de la vivienda encontramos una letrina y un corredor que atraviesa un pequeño espacio abierto y da acceso a la zona más íntima, formada por un patio en cuyo centro se ubicaba un surtidor de fuente con su correspondiente pila y una estancia cerrada o alcoba.

En la zona noroccidental de la casa, descubrimos una serie de dependencias alrededor de un patio, relacionadas con el ámbito de servicio.

La pavimentación de los patios es de piedra caliza violácea. En las fachadas de la vivienda, podemos encontrar resto de la pigmentación original en rojo almagra. Este rojo almagra, sacado de las arcillas ferrosas, se usaba para proteger las casas de humedad, bacterias y hongos producidos por el agua de las fuentes.

Excavaciones realizadas por el arquitecto Don Félix Hernández entre los años 1970 y 1975, dieron a la luz con esta vivienda y se empezó con la decoración repuesta de la fachada. Intervenciones en la portada principal en 2002 y 2003 donde consolidaron y restauraron elementos, sirvieron para su conservación y puesta en valor. Fachada fue inaugurada en 2004.

Félix Hernández fue la primera persona en hacer una hipotética identificación sobre la Casa, relacionándola con este personaje importante de la corte, la cual, a día de hoy no existe todavía prueba que lo desmienta.

Según el director del Conjunto Arqueológico de Madinat al-Zahra, Don Antonio Vallejo Triano, “Todo parece indicar que es la vivienda de un noble, que vivía sólo, por la riqueza del pavimiento y de los adornos”.

Si quiere una experiencia de Córdoba única, el equipo de Amedina Córdoba, estará siempre dispuesto. Consulte nuestras visitas guiadas y tours, o si lo prefiere opte por un guía privado. Nos gusta Córdoba, le gustará a usted.

Texto A.J.O.G.                                                 

 

Translate »
phonelink
whatsapp