Casa de la Alberca. Madinat al-Zahra

 

Recorriendo los rincones enigmáticos de Madinat al-Zahra descubrimos una peculiar vivienda, situada al oeste de la Casa de Ya´far, denominada Casa de la Alberca.

Llama la atención su disposición, ya que es la única vivienda del yacimiento que organiza su estructura alrededor de un patio-jardín interior. Este tipo de jardín, compuesto por una serie de parterres, donde habría lechos de flores o de hierbas, abrazan en su extremo oeste una pequeña alberca en forma de estanque, nutrida por un surtidor zoomorfo, quizás un cervatillo de bronce. Esta pequeña alberca es la que da el nombre a esta maravillosa vivienda.

Este jardín es transitable a través de andenes de piedra perimetrales y uno central que delimitan dos parterres simétricos.

Una novedad importante que incorpora la vivienda, es la disposición de dos fachadas enfrentadas, mediante una triple arquería de arcos de herradura, con dovelas decoradas de ataurique (con motivos geométricos y vegetales), apoyados en columnas los centrales y en pilastras los extremos, que quieren asimilarse a grandes pórticos. Estas arquerías se cerraron con dos grandes hojas de puerta exteriores de las que se conservan in situ sus grandes quicialeras de mármol.

Las habitaciones se disponen en bloques de dos y se abren a los lados menores del jardín mediante sendas arquerías.

Esta disposición de patio interior con alberca y doble pórtico enfrentado, que proporciona un espacio más íntimo, proviene de Oriente y se presenta por primera vez en al-Andalus en esta vivienda. Este tipo de vivienda palaciega se va a extender por todo al-Andalus a partir del siglo XI.

En su lado oriental presenta un baño califal adosado, el Hamman privado, de carácter unipersonal, que posteriormente fue reformado para ser compartido por uno de los personajes más ilustres de Madinat a-Zahra, el Hayib o Chambelán Ya´far, cuya vivienda se encontraba al lado.

El nombre del Chambelán o Primer Ministro Ya´far, aparece en las inscripciones que ostenta tres arquillas de mármol pertenecientes a la decoración de la sala caliente, fechadas en 960-961 d. C., muy pocos días después del fallecimiento de Abderramán III.

La tradición de los baños fue adoptada de las termas romanas, que habían desarrollado a su vez las termas griegas, con un uso y estructura similar, pero al que dotaron de un sentido más espiritual e individual debido a la importancia en la sociedad islámica de las abluciones (purificar cuerpo y alma), conservando también el sentido lúdico y personal.

Este Hamman estaba dividido en cuatro salas. Un vestíbulo (bayt al-maslaj) que era el lugar donde se cambiaban, cogían unos paños (toallas) y se calzaban los alcorques (sandalias con la suela de corcho para no escurrir ni quemarse los pies). De ahí, accedían a la sala fría (bayt al-baid) donde realizaban las abluciones en pilas de mármol. Seguidamente, accedían a la sala templada (bayt al-wastany) la cual era más importante y donde pasaban más tiempo, ahí los pelaban, afeitaban y daban masajes. Finalmente, accedían a la sala caliente (bayt al-sajun) donde se sumergían en pilas o sarcófagos romanos reutilizados como bañeras. Eran los Spa de la época.

La estructura arquitectónica y decorativa es similar al baño anejo del Salón Rico, ambos derivan de los baños Omeyas de Oriente. Los baños en aquella época, tanto públicos como privados, llegaron a ser muy importantes, ya que daban grandeza a una ciudad.

Don Rafael Manzano Martos, arquitecto y catedrático, que dirigió el conjunto arqueológico de Madinat al-Zahra entre 1975 y 1985, restauró la portada interior de la Casa de la Alberca, devolviendo su decoración al lugar original.

En esta vivienda aún no se sabe a ciencia cierta, quién pudo ser su inquilino, pero gracias a distintos argumentos arqueológicos llevan a pensar que pudo corresponder al segundo califa Omeya de al-Andalus, al-Hakem II. El cuál tuvo una estrecha amistad con el inquilino de la vivienda cercana, su Primer Ministro o Háyib, Ya´far.

Si está pensando en visitar Medina Azahara y quiere una experiencia de Córdoba única, el equipo de Amedina Córdoba, estará siempre dispuesto. Consulte nuestras visitas guiadas y tours, o si lo prefiere opte por un guía privado. Nos gusta Córdoba, le gustará a usted.

Texto: A.J.O.G.                                          

previous arrow
next arrow
Slider
phonelink