Camino de los Nogales

 Una serie de redes viarias conectaban Mediana Azahara con Córdoba. Entre esos caminos destaca la calzada norte o Camino de los Nogales. Era la vía principal para abastecer a la ciudad califal del suministro de materiales y enseres.

La ciudad palatina de Mediana Azahara está enclavada en un lugar privilegiado.  Al oeste de Córdoba, sobre la ladera de Sierra Morena se dominaba todo el valle fértil del Guadalquivir, desde una posición estratégica excepcional.

En sus alrededores existían recursos tan valiosos como un río navegable. El río Guadalquivir (río Grande) que desde época romana era navegable hasta el Puente Romano de Córdoba, era transitado por pequeñas o medianas embarcaciones que provenían de Híspalis (Sevilla) para el comercio de aceite, vino y minerales. En las las minas romanas de Trassierra se extraía calcopirita.

De la serranía se obtenían materiales para la construcción de Medina Azahara, destacando canteras como las de Santa Ana de la Albaida. El agua llegaba a través de la reutilización y derivación de un acueducto romano del siglo I d. C.. El Aqua Vetus (Acueducto de Valdepuentes)  recogía agua del venero de arroyo Bejarano.

Y por supuesto, una serie de infraestructuras como la red de calzadas que salían desde Córdoba. Entre ellas encontramos el Camino de los Nogales o el Camino de las Almunias. Estas vías se dotaban de puentes como el de los Nogales o el Puente de Cañito de María Ruíz que salvaban arroyos y servían de conexión entre ambas ciudades.

En los años veinte se hicieron una serie de prospecciones en los alrededores de Medina Azahara, saliendo a la luz una serie de red de caminos que comunicaban la ciudad brillante con Córdoba. Estos caminos, hoy casi desaparecidos. Sólo se pueden reconocer a través de los puentes que salvan los arroyos y de los restos fosilizados de algunos tramos de calzada, convertidos en veredas de ganado.

La necesidad de abastecerse de agua, alimentos, materiales constructivos y recepción de grandes embajadas, hizo que se creara esta serie de redes viarias.

Una de estas redes viarias es el Camino de los Nogales o calzada norte. El cual, comenzaba en Córdoba, en la Amir al-Qurasi, actual Puerta Gallegos. Atravesando el arroyo de los Nogales donde se encontraba el Puente Califal de los Nogales y el Puente de Vallehermoso, hasta llegar a una de las entradas más importantes de Medina Azahara, la Puerta Norte

Durante el trayecto por el Camino de los Nogales, existe un desvío que nos lleva a un yacimiento sin excavar, Turruñuelos. Varias hipótesis nos refieren que esa construcción pudo ser un acuartelamiento de tropas del califa o quizás una almunia, esos palacios de recreo de emires y califas.

Cercano al Camino de los Nogales a unos tres kilómetros al este de Medina Azahara, se encuentran una serie de canteras explotadas a cielo abierto. Son las canteras de Santa Ana de la Albaida, de rocas calcarenitas, de donde se extraía piedra caliza para la construcción de Medina Azahara. En sus piedras aún hoy, se pueden observar restos incrustados de fósiles marinos. Animales bentónicos como el Pecten Jacobaeus (la Vieira que utiliza el peregrino del camino a Santiago), que vivieron en las profundidades marinas, enterrados o semienterrados y provistos de un caparazón o concha. Herencia del Mioceno superior, cuando casi toda Andalucía estaba sumergida bajo el mar.

Siguiendo esta red viaria, dirección Medina Azahara, encontraremos uno de los puentes califales del siglo X más cautivadores, el Puente de los Nogales. Construido con sillería de piedra aparejada a soga y tizón, de tres arcos de herradura con dovelaje desde el arranque.

El Puente de los Nogales, sufrió en el verano de 1997 un brutal expolio de su material por parte de unos albañiles para construir un muro de cerramiento de una vivienda cercana. Tras una serie de investigaciones pudieron recuperar las dovelas expoliadas y mediante anastilosis se llevó a cabo la restauración del puente.

Este puente y camino de los Nogales era frecuentado por un personaje ilustre e importante del siglo X, el maestro alarife Maslama ben Abdallah. En el año 936 d.C. dirige las obras para la construcción de Medina Azahara. Y esta red viaria le servía para buscar esas zonas de la serranía donde encontrar materiales para la Ciudad Brillante.

El último tramo de esta red viaria, ya cercano a la Puerta Norte, la calzada discurre paralela y exterior a la muralla de la ciudad. Se conserva en este tramo parte de la calzada original. Y su acceso se realiza a través de la Puerta Norte, la cual disponía de una torre de vigilancia con letrina, donde un pequeño cuerpo de guardia controlaba la entrada y salida al Alcázar.

El Camino de los Nogales forma parte del Plan Especial de Protección de Medina Azahara desde 1996 (PEPMA). Esta dentro de la denominación Bien de Interés Cultural (BIC) como zona arqueológica. Y desde el 1 de julio de 2018, tiene el honor de formar parte de la distinción otorgada por la UNESCO de Patrimonio Mundial, al yacimiento arqueológico de Medina Azahara.

Si piensa conocer Medina Azahara y una experiencia de Córdoba única, el equipo de Amedina Córdoba, estará siempre dispuesto. Consulte nuestras visitas guiadas y tours, o si lo prefiere opte por un guía privado. Nos gusta Córdoba, le gustará a usted.

Texto Antonio Ojeda Gallardo

Amedina Córdoba

Amedina Córdoba

Translate »
phonelink
whatsapp