Ampliación de Al hakam II

La ampliación de Al Hakam II es el reflejo del gran momento que vivía la ciudad de Córdoba en el siglo X. La prospera estabilidad de un joven califato heredado de su padre Abd al Rahmán III, se interpreta gracias al logro artístico materializado en la parte más original, rica y estética de la Mezquita. Atrás queda la improvisación y sencillez de los primeros periodos constructivos, que por otro lado conceden las características únicas a la aljama cordobesa. Éstas ya se definieron como el código genético de un templo “vivo”.

Con el mismo respeto a ese “código genético” de la Mezquita fundacional, llevado a cabo por Abd al Rahmán II,  el segundo califa de Córdoba, Al Hakam II amplia en 12 tramos del oratorio. Pudiendo considerarse como una nueva Mezquita añadida a la anterior, acaba por romper el equilibrio preexistente con relación al patio que queda reducido a un tercio de la superficie total del templo.

Del mismo modo, se siguen respetando las once galerías existentes. Se continúa utilizando el arco de herradura en la composición de las arcadas, y se mantiene la misma mirada al sur y desviada de la Meca. Aunque los avances en astronomía en Al Ándalus abren el debate sobre la orientación entre los alfaquíes y arquitectos responsables de la obra, la decisión final recae sobre el califa Al Hakam II. Y éste, para testimoniar el respeto a sus antecesores, mantiene el sentido de la oración. De hecho, traslada las pequeñas columnas que lucían en el antiguo Mihrab de Abd al Rahmán II, y las mantiene en el que aún hoy perdura.

Sobre estas pequeñas columnas, una inscripción en letras doradas sobre fondo rojo decora las impostas del arco del Mihrab.  De hecho, esta decoración supone una de las referencias históricas más fiables para la documentación de esta ampliación. En ellas se expone como al-mustansir bi-llar, ( el que busca la ayuda victoriosa de Alá), nombre que adopta el califa Al Hakam II en su título, ordena la construcción, y como esta se termina en 965. Apenas cuatro años (962-965)  se demora en la construcción, que comienza poco después de la llegada al trono del segundo califa cordobés.

De este modo, la ampliación de Al Hakam II añade 45 metros hacia el sur al edificio. Esto se traduce en una ampliación en la sala de oración,  prácticamente igual a la  de la longitud de la Mezquita fundacional Así,considerando el espacio destinado al Sabat, la sala de oración se alarga 38,86 metros, frente a los 37,86 que medía en su primer momento. Es decir, se añaden  2829 metros cuadrados, que permiten la capacidad de 6287 fieles más. Esto concede al edificio una superficie total de 13.875 metros cuadrados. Y aunque el ancho de 74 metros se mantiene, el grosor de los muros es  considerablemente mayor.

En consecuencia, a las 200 columnas que sostenía toda la estructura, se le añaden 140 más. Sin embargo, 26 de ellas se perderán, cambiarán de lugar o quedaran embutidas entre los muros, como consecuencia de la posterior construcción del crucero catedralicio en el siglo XVI.

Varios aspectos constructivos cabe destacar en la ampliación de Al Hakam II.  Cuatro originales lucernarios introducen un juego de luz sublime.  Además de iluminar el espacio más alejado de los arcos de la fachada del oratorio, única luz natural disponible hasta el momento, también marcan los espacios más notables del templo.

Primero, la nave central, concebida como una “vía triunfal”  que conduce al Mihrab. En su primer tramo, queda cubierta por una original cúpula de nervios califales. Con dieciséis ventanas deja paso a la luz, incidiendo frente a la Macsura. Esta nave central, además de más ancha y más alta, es la más ornamental. Los pilares del nivel superior, se presentan ricamente decorados con diseños geométricos.  El paso del tiempo ha borrado el color de todas ellas,  y de los atauriques que cubren la parte superior de las arcadas. Podemos deducir la sintonía entre los colores de esta nave axial con los que aún hoy lucen en la fachada del Mihrab, de construcción posterior.  El colorido artesonado del techo nos indica que no es el original. Sin embargo, dicha recomposición del siglo XIX se inspira en las vigas que hoy se exponen en las galerías del Patio de los Naranjos.

Segundo, la Macsura y el Mihrab. La espectacularidad artística del enclave más sagrado del templo islámico, también se ilumina gracias a lucernarios. En primer lugar, uno sobre la fachada del Mihrab. Después, otros dos en las naves anexas que también forman parte de la Macsura. El central es sin duda el más llamativo, no sólo por ser el que ilumina el lugar más relevante del templo, sino porque queda cubierto con el espectacular mosaico que decora el Mihrab. Este mosaico, regalo del emperador Nicéforo Focas, además de otorgar a la Mezquita de Córdoba un lugar para el arte bizantino, sirve de reflejo de las buenas relaciones existente entre ambos reinos.

Finalmente, el Sabat y la cámara del tesoro.  Dos puertas, una a cada lado del Mihrab, también decoradas con mosaicos, de iguales motivos, servían de acceso a ambos enclaves. El Sabat de Al Hakam II no es el primero, pues su predecesor Abd Allah, ya construyó el precedente. Éste, que se encontraría a la altura de la actual Puerta de San Miguel, se destruirá con la ampliación de Al Hakam II, que levanta uno nuevo. Hoy se conserva únicamente la mitad correspondiente al interior de la Mezquita, conformado por las dependencias a la derecha del Mihrab. Hoy se encuentra aquí el archivo de la catedral.

Al otro lado, la puerta de la izquierda daba paso al tesoro de la Mezquita, lugar donde se custodiaba el importante Corán de Córdoba. Es destacable que hoy se guarde en el mismo enclave, el tesoro de la Catedral. También se sitúa aquí, una hermosa cripta subterránea, de acceso restringido.

Para visitar la Mezquita-CatedralMedina Azahara o cualquiera de los lugares de interés, consulte nuestras visitas guiadas y tours, o si lo prefiere opte por un guía privado. Nos gusta Córdoba. Le gustará a usted.

Artículos relacionados: Emires y Califas OmeyasMezquita fundacional,  Ampliaciones de la MezquitaOmeyas Abd al Rahman I,  Abd al Rahman I el emigrado, Abd al Rahman IIUna luz propia, Mezquita fundacionalHisham IAlminar y patio de Hisham IAmpliación de Abd al Rahman IIAl Hakam II.

 

Texto: Nacho Calero. Amedina Córdoba         

ampliación de Al hakam II

Macsura Mezquita de Córdoba
Macsura Mezquita de Córdoba
Mihrab Mezquita de Córdoba
Mihrab Mezquita de Córdoba
Macsura Mezquita de Córdoba
Macsura Mezquita de Córdoba
Macsura Mezquita de Córdoba
Mihrab Mezquita de Córdoba
Mihrab Mezquita de Córdoba
Macsura Mezquita de Córdoba (7)
Macsura Mezquita de Córdoba Macsura Mezquita de Córdoba Mihrab Mezquita de Córdoba Mihrab Mezquita de Córdoba Macsura Mezquita de Córdoba Macsura Mezquita de Córdoba Macsura Mezquita de Córdoba Mihrab Mezquita de Córdoba Mihrab Mezquita de Córdoba Macsura Mezquita de Córdoba (7)
phonelink